Luna Creciente en Cáncer y el Arquetipo de la Doncella - Teresa Numen
16204
post-template-default,single,single-post,postid-16204,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Luna Creciente en Cáncer y el Arquetipo de la Doncella

Luna Creciente en Cáncer y el Arquetipo de la Doncella

 ¿Sabías que al sintonizarte con la luna, la astrología y los arquetipos te acompañan fase a fase a sacar lo mejor de ti?

La fase de la Doncella o de la Luna creciente, se caracteriza por ser la dinámica, alegre y llena de energía. En este período despertamos a la vida, nos abrimos al contacto social y rebosamos ganas de hacer cosas y poner en marcha planes y objetivos. Pues bien, esta fase se inició el día 1 de abril a las 12:21 con la entrada de la Luna en el signo de Cáncer.

Cáncer es un signo lunar ya que su regente es justamente la Luna, tiene relación con el pasado, con la madre y con nuestra niña interior. Bajo este signo somos más sensibles, susceptibles, necesitamos más demostraciones de cariño y  de un entorno que nos acoja.

 

La Doncella y el signo de Cáncer parecen dos energías que van en direcciones opuestas, la primera mira hacia adelante, impetuosa, con ganas de salir al mundo y la segunda habla de recogimiento, reflexión, interiorización y espacio de seguridad. Sin embargo esta Luna creciente en Cáncer nos da la oportunidad de hacer madurar a nuestro arquetipo de la Doncella para dotarlo de más consciencia de aquello que necesitamos a nivel emocional, algo que el trígono que la Luna hace con Neptuno y Mercurio nos ayudará.

 

Al estar en cuadratura natural con el Sol, esta Luna nos hace sentir una tensión entre lo que hacemos y lo que verdaderamente queremos hacer. Nos conecta con el impulso de dar satisfacción a nuestras necesidades, sin embargo hay “algo” que nos ocasiona contrariedades,  y justo coincide con esta época de confinamiento, donde quizás nos apetezca salir al aire libre, hacer ejercicio, compartir con amigos, ir a bailar o hacer una escapada…algo que le encanta a la Doncella por algo es la fase Dinámica. Si no has atendido las fases Creativa (de la Hechicera) y la Reflexiva (la Bruja o Sabia) anteriores, esta Luna Nueva de la Doncella se puede presentar con contrariedades o malestares a nivel interno-emocional, trayendo tensión, enojo o impaciencia, muchas veces fruto del exceso e ímpetu de la Doncella en querer hacer y hacer, sin profundizar y pasando al pasado asuntos no conclusos.

Por otro lado, como te decía, el trígono entre la Luna, Neptuno y Mercurio te echará una mano en estos momentos, pues es un aspecto que aumenta tu capacidad intuitiva y de comunicación, algo que te vendrá muy bien en esta fase de la Doncella, pues este arquetipo suele ser más mental y lógica, pero cuando las emociones nos ofuscan los sentidos, la intuición es la mejor opción. Incluso puede ser que tengas sueños muy vívidos, premonitorios o que estuvieran guardados en tu inconsciente.

Aprovecha para meditar o tomarte unos momentos para simplemente respirar.

 

Te abrazo con cariño,

Numen

 

No hay comentarios

Escribe un comentario: