Cáncer, el mar de las emociones. - Teresa Numen
16201
post-template-default,single,single-post,postid-16201,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Cáncer, el mar de las emociones.

Cáncer, el mar de las emociones.

Cáncer es el 4º signo del zodíaco y pertenece al eje cardinal. Es del elemento agua y de polaridad femenina, pertenece al eje de la individualización, su regente exotérico  es la Luna y su regente esotérico es Neptuno. Se le asocia a la empatía, a la intuición y a todo lo relacionado con la maternidad. Bajo este signo necesitamos sentirnos pertenecientes a un colectivo, a un grupo o familia donde sentirnos refugiados y queridos.

 

En este signo las ideas toman forma física ya se le considera la puerta de la manifestación, donde el nivel emocional está particularmente activo y se puede describir como el campo de gestación, donde encarna el impulso nacido en Aries.

Cáncer simboliza el acceso al inconsciente colectivo, al espacio donde moran todos nuestros arquetipos, las capas más profundas de nuestro ser y nos ayuda a acceder a nuestro verdadero yo.

 

Las mujeres nacidas bajo este signo son muy impresionables, susceptibles y sujetas a cambios de humor ya que son influenciadas especialmente por la Luna. Esta luminaria hace a la nativo una mujer  con una fuerte necesidad de apoyo y seguridad.  Necesita tener cerca a la familia o el colectivo al cual pertenezca y además tiene dificultad de dejar atrás el pasado. Para  encontrarse en equilibrio,  necesita aprender a individuarse del entorno, del colectivo y de la familia, es decir reconocer la diferencia de la consciencia de masa y la consciencia individual para poder escucharse en sus propias necesidades.

Como mujer nacida o con ascendente en Cáncer, te  adentras en el camino hacia ti misma, al encuentro de la fuente de sabiduría profunda, raíz de tu ser auténtico, donde encuentras la imagen de tu divinidad interior.

 

Te abrazo con cariño,

Numen

 

No hay comentarios

Escribe un comentario: