Arquetipo de la Doncella - Teresa Numen
16198
post-template-default,single,single-post,postid-16198,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Arquetipo de la Doncella

Arquetipo de la Doncella

El Arquetipo de la Doncella rige la Luna Creciente y se le asocia a la Diosa Kore. En astrología corresponde a la Luna progresada que se inicia en el IC  Imum Coeli o Fondo Cielo, esta Luna nos invita a tomar riesgos para crear nuestra propia historia y a transitar el camino hacia el  “abandonar el hogar”, salir de nuestra zona de confort aunque a  veces las circunstancias pueden forzarnos a entrar en acción cuando hubiéramos preferido permanecer pasivos. Pero el nuevo ciclo debe comenzar y debemos hacernos cargo de la situación.

 

La energía de la Doncella o Virgen son dinámicas y radiantes, de ahí el nombre de Fase Dinámica, es un momento del ciclo que queremos hacer más, pues aquí la mujer se “libera” de su ciclo procreativo y  puede dedicarse a sí misma, divertirse, sintiéndose fuerte para enfrentarse al mundo. Es una etapa donde sentimos ganas de usar ropa juvenil y divertida, porque crecen nuestras ganas de movimiento, diversión y disfrute.

 

Esta fase es un momento de renacimiento de nuestras energías, necesitamos menos horas de reposo, queremos contacto social y sexual sin ataduras, desde la coquetería y despreocupación. A nivel mental  nos volvemos más lúcidas, capaces de idear proyectos más complejos con el entusiasmo creciente de ponerlos en marcha. No necesitamos tanto consuelo ni opiniones de los demás, nos mostramos (y sentimos) más seguras para proteger aquello que consideramos más débil sea en nosotras o en los demás.

 

Las energías creativas aparecen como torbellinos de inspiración que queremos realizar de inmediato, algo que será fácil pues poseemos mayor capacidad de concentración y planificación. En este período nos alejamos de la percepción intuitiva y gozamos de un pensamiento más racional, lógicos y estructurados, siendo óptimo para crear la estructura o planning de nuestro mes, hacer las cuentas o dedicar nuestra energía a algo que requiera de un ritmo mucho más activo.

 

Para que puedas disfrutar de la Fase Dinámica en todo su esplendor es necesario que te atiendas en cada una de las fases anteriores como son la Creativa y la Reflexiva, sino corres el riesgo de canalizar toda esta energía con rabia e impaciencia. Si es tu caso, para y dedica tiempo al descanso entre actividad y actividad, toma infusiones para descansar mejor por la noche como la pasiflora, la melisa o el azahar.

Si te encuentras en plena crisis de rabia e impaciencia, la Arteterapia te puede ayudar. Toma un folio en blanco y ceras, colores de madera o en su defecto lo que tengas a mano y “saca” esas emociones a través del trazo y el color, sin pensarlas, sólo desde el sentir, pues el atenderla en el “aquí y ahora” genera el sentimiento de espacio propio donde poder atendernos. Luego puedes guardar tu “obra” para reflexionar y escribir sobre ella más tarde en tu diario lunar creativo o romperla siguiendo la propuesta de sacar la rabia.

Otra forma de ayudarnos a vivir esta fase en equilibrio, aprovechando que estamos más lúcidas y mentales, es cultivar el poder de las afirmaciones positivas a través de la escritura. Cultiva el pensamiento positivo.

Hay algunas mujeres que le resulta difícil vivirse en esta Fase Dinámica, ya que por creencias o entorno, se sienten incómodas en expresar sus emociones y necesidades. Sin embargo, si la transitamos desde la consciencia y vamos trabajando sobre nuestras limitaciones, se convierte en una fase excepcional para integrar nuestra parte masculina, de forma que nos sintamos completas en nosotras mismas.

Recuerda que la Luna Creciente es sinónimos de Fase Dinámica, así que lleva intrínsecamente el poder de los inicios, facilita tu reinvención y es la piedra base para focalizar las siguientes fases e integrar la sabiduría de cada una de ellas.

 

Para tener presente este arquetipo durante la Luna Creciente, te invito a crear un altar o un espacio significativo para ti en casa, donde ubiques algunos símbolos que la representan, por ejemplo piedras blancas (cuarzos, piedra luna o una piedra de río o de tierra de este color) una velita blanca, flores frescas, la imagen de una luna creciente y algo que en ti esté creciendo o deseas que lo haga.

Aquí te dejo el enlace a mi PodCast donde te explico una propuesta de expresión creativa para que integres este arquetipo.

 

Te abrazo con cariño,

Numen

 

No hay comentarios

Escribe un comentario: