Vivir abrazando la vida - Teresa Numen
16047
post-template-default,single,single-post,postid-16047,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Vivir abrazando la vida

Vivir abrazando la vida

Hoy celebro y agradezco  la vida, en cada detalle, en cada logro. Celebro cuando abro los ojos y siento el amor por las que me rodean, por los lametazos con los que me reciben mis peques peludos cuando llego a casa, por disfrutar del sabor de la comida que me preparo con tanta auto escucha . Celebro cada vez que nos encontramos, tú allí, donde me imagino que puedas estar y yo aquí, escribiéndote desde mi lugar de creación. Porque sí, el agradecer y el celebrar abre el pecho, deja respirar el corazón y llena de energía.

Permitirte celebrar, agradecer y confiar en la vida, es todo un  aprendizaje para el cual no nos han educado. Uno de esos que no viene en ningún manual de “superviviente”, no tiene que ver con ningún versículo bíblico u oración milagrosa. Esto de celebrar, agradecer y confiar tiene que ver con darte tu lugar, con dejar que la vida te atraviese, sin que tus expectativas nublen tu horizonte  o desdibuje las siluetas de las cientos de cosas que en un instante llegan y son para ti. Como cuando respiras y se llenan tus pulmones con el aire lleno de lluvia, mar o montaña y decides cerrar los ojos y dejar que te recorra ese cosquilleo que despierta tu piel, dándote la sensación que el instante es eterno. Porque sí, cuando celebras, agradeces y confías, de alguna forma sientes que eso es bueno para ti, que no hay nada más, que es así como deseas encontrarte contigo misma.

 

¿Te has sentido alguna vez cansada de tu discurso y de tu compañía?

 

Por muy extraño que te parezca, esto ocurre más de lo que te imaginas. ¿Cuántas veces  has asaltado la despensa o la nevera por aburrimiento o ansiedad? ¿Cuántas veces has dicho sí a una cita, a algo o a alguien, cuando querías decir no? Esto es el efecto de ese discurso agotador, que te lleva a la desconexión de tu sabiduría interior, te aleja de la capacidad de mirarte y decirte que te amas incondicionalmente. Es el que cierra tus oídos a las palabras de aliento y ánimo que tu corazón te susurra y obstruye el paso al bienestar si decides no juzgarte…

La dificultad de abrazar la vida no se debe sólo a una cosa, hay muchas partes de ti sin explorar y muchas voces sin identificar. Carol Pearson habla de seis arquetipos o modelos interiores de comportamiento. Ella los nombra como la inocente, la huérfana, la mártir, la vagabunda (que yo llamo la nómada), la guerrera y la maga. Cada uno de estos arquetipos cohabitan en ti y según cómo se haya desarrollado tu identidad en la infancia, vivirás, hablarás, actuarás o te desconectarás desde uno u otro. ¿Te has sentido alguna vez víctima de las circunstancias, abandonada o desarraigada?

 

Cambiar la mirada de fuera hacia el interior, dejar de buscar responsables en el mundo externo para desarrollar la autoresponsabilidad  es un cambio de paradigma que sólo trae paz interior.

 

Quizás ha llegado el día en que has decidido que estás cansada de una vida sin sentido, deshabitada, llena de vapuleos y autonegaciones. Entonces de una vez por todas aceptas tener una cita contigo misma, con tus mejores galas emocionales, en compañía de herramientas creativas, para “entrar” al encuentro de cada uno de estos arquetipos.

 

Hoy en mi  cita diaria conmigo misma, miré a todas las mujeres que he encontrado, aunque no se cruzaran nuestras miradas, yo decidí mirarlas, verlas, incluirlas y darles un lugar, porque cuentan, porque todas también han tenido una historia y tienen otra aún mejor por vivir, porque son importantes y también pueden abrazar la vida. Disfruto de la compañía de la maga, de la guerrea que está atenta por si la necesito, de la nómada me ayuda en los cambios y si alguna otra aparece, hablamos a través del arte, de la obra, en un diálogo arteterapéutico liberador y transformador.

 

¡Tú también puedes vivirte abrazando la vida!

 

Estoy al servicio de otras mujeres a través del arte, a fin de acompañarlas en el proceso de resignificación, construcción y apropiación de la vida que desean vivir. Puedes construir desde el lugar que estés. Mereces celebrarte y agradecerte desde ese lugar que te empodera.

 

Te abrazo con cariño,

Numen

 

No hay comentarios

Escribe un comentario: