¿Qué anhela apasionadamente tu corazón? - Teresa Numen
16073
post-template-default,single,single-post,postid-16073,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

¿Qué anhela apasionadamente tu corazón?

¿Qué anhela apasionadamente tu corazón?

Nos quedan pocos días para despedir este año y es inevitable echar la mirada atrás para recordar, para saber qué olvidar, qué recoger y qué soltar. Es cierto que no siempre es fácil entrar en medio de las espinas para apreciar el olor de una rosa, porque sea lo que sea, seguro que lo hemos vivido intensamente, muy adentro, a veces sin filtro o a pecho descubierto, dándolo todo o por lo contrario, apretándonos tanto el pecho que hasta nos ha podido faltar el aire.

Hay historias, que siempre te acompañarán. Seguirán hablándote a pie de oreja, tocándote el hombro para que las mires o deshojándote el pecho como una flor, en un me quiero o no me quiero ávido de certeza y estabilidad.

Por mucho que te escondas por los callejones del olvido o que cruces los siete mares de lágrimas, las imágenes de las mil y una historias pasadas, siempre se reflejarán en las cristaleras de los escaparates cuando te miras en busca de tu imagen. Siempre dormirán a tu lado por muchos almohadones que pongas entre tú y ellas, siempre acabarán por abrazarte.

 

Detente por unos instantes. Respira. Ahora mira tus historias en este lugar e instante de tu vida. Atiéndelas, te invito hacer la siguiente propuesta de Arteterapia ritual.  El arte nos ayuda a crear nuevos significados y la ritualización la comunica a nuestro inconsciente.

 

Para ello vas a necesitar:

Un trozo de barro (lo puedes adquirir en las tiendas de manualidades o salir al campo y tomarlo de la madre tierra)

Semillas (de flores o de la planta que decidas)

Una hoja de papel y lápiz.

 

Creando

Tómate un  tiempo y un espacio para crear tranquilamente.

Toma el papel y lo recortas en tres partes iguales.

En uno de ellos escribe los seis*momentos donde hayas aprendido algo significativo o decisivos para tu vida.

En el segundo escribe seis personas que te hayan aportado, sumado o inspirado y qué les agradeces.

En el tercero escribe seis acontecimientos, cosas o personas de las que te despides, dices adiós, dejas ir y sueltas.

 

Plantando

Tomas el papelito de las experiencias  de las cuales aprendiste y las cortas con las manos en pedacitos pequeños y aparte haces lo mismo con las personas que te aportaron. Ahora tomas el barro y lo amasas hasta que esté maleable y suave. Haces dos cuenquitos. En uno vas a poner los trocitos del primer papelito mezclado con semillas y en el otro los del segundo papelito también mezclado con semillas. Y los cierras como quedando como esferas (no tienen que ser perfectas, sólo que esté cerrada la estructura)

 

Una vez que ya los tengas, te invito a plantarlos, para ello puedes ir a un bosque, o en tu jardín si lo tienes o en su defecto en una maceta. Cuando lo hagas, pon tu intención en que florezcan esas experiencias y tu futuro esté lleno de sus frutos. Los frutos que anhelan y nutren tu corazón.

 

El tercer papelito, de aquello que te quieres despedir, lo vas a quemar (te sugiero que sea en un lugar seguro) y sus ceniza las hagas volar al viento, en un lugar de tu elección (en el mar, en la montaña, en un parque…allí donde desees dejarlas ir)

 

Recuerda siempre escuchar a tu corazón.

 

Te abrazo con cariño,

Numen

 

No hay comentarios

Escribe un comentario: