Aries, la fuerza que nos impulsa a la vida - Teresa Numen
16171
post-template-default,single,single-post,postid-16171,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Aries, la fuerza que nos impulsa a la vida

Aries, la fuerza que nos impulsa a la vida

Es el primer signo del zodíaco, su elemento es fuego, su regente es Marte y su energía es Cardinal. Rige el eje del encuentro, la casa 1 con el yo y la 7 con el tú.

 

En Aries siempre empieza algo, como es el caso de la primavera. En él empieza el desarrollo del yo y se inicia el ciclo de manifestación con la energía ígnea de la voluntad, concentrando la fuerza de empuje que nos lleva a superar cualquier impedimento que se nos presente.

 

Este signo nos da la voluntad de vivir, de ser y hacer. Es una fuerza impetuosa sin embargo, poco pulida al ser tan impulsiva. Su energía es entusiasta, emprendedora, intrépida y con coraje. Siempre nos lleva hacia adelante, aunque actúa primera y piensa después, queriendo tener el éxito inmediatamente, a veces de forma arrolladora. Esto le hace pasar por períodos de agotamiento, donde necesita descansar y reponerse para seguir con su impulso natural. Si la mujer Aries en una acuto escucha atenta, es capaz de identificar sus necesidades de descanso antes de llegar al agotamiento, así evitará caer en posibles estados depresivos, aprendiendo dosificar y moderar sus fuerzas.

 

En la esfera espiritual su cometido es derribar límites endurecidos y superar muros y barreras levantadas por el miedo, para que la vida pueda fluir y desarrollarse. Nos ayuda y sobre todo en el mes el cual rige, hacer una limpieza de aquello caduco que ya no nos sirve como por ejemplo haciendo un detox físico, mental y emocional, facilitando la eliminación de residuos del invierno en todos los sentidos.

 

Cuando en Arteterapia trabajamos en el desarrollo de la individualidad, en crear un autoapoyo fuerte para sostenerse desde la propia seguridad interior, liberándonos de las dependencias externas, para experimentar el “yo-soy”, conducir al “yo-quiero” y al “yo-puedo”,  estamos trabajando la energía de Aries. Es un camino de ver, reconocer e integrar lo que hay de valioso en nosotras. Porque quien está abstraída queriendo satisfacer las demandas externas, no tiene tiempo para conocer, desarrollar y fortalecer su propia naturaleza de mujer, consecuentemente no podrá establecer una relación con el mundo,  que esté alineada con su ser interior y con la potencia de Aries que habita en nosotras.

 

Como he mencionado el regente de Aries es Marte, sin embargo tiene otro co-regente, éste es Mercurio. Mientras que Marte “dispara y luego pregunta”, Mercurio sublima la energía ariana a través de la percepción mental. El espacio arteterapéutico facilita la emergencia de nuestro Mercurio como principio iluminador, que nos lleva al awareness, abriéndonos  la mirada a lo que sí, a lo vital y a la capacidad creadora. La experiencia creativa es capaz de romper las envolturas y barreras defensivas que hemos levantado en nuestro propio interior y que nos impiden llegar al lugar donde  la voz de nuestra naturaleza femenina profunda nos habla y guía a través de la intuición.

 

Te abrazo con cariño,

Numen

 

No hay comentarios

Escribe un comentario: